Hipertensión arterial: ¿cómo daña nuestro corazón?

Hipertensión arterial: ¿cómo daña nuestro corazón?

8 junio, 2020
blog_arritmias_sintomas-1.png

La presión arterial es la fuerza que la sangre ejerce contra las paredes arteriales. La forma de saber si tiene presión arterial alta (HTA o hipertensión) es analizar su presión arterial. Ésta se registra como dos números:

  • Presión arterial sistólica (el primer número): indica cuánta presión ejerce su sangre contra las paredes de las arterias cuando el corazón late.
  • Presión arterial diastólica (el segundo número): indica cuánta presión ejerce su sangre contra las paredes de las arterias cuando el corazón se relaja y descansa entre latidos.

La presión arterial normal para adultos se define como una presión sistólica de menos de 120 y una presión diastólica de menos de 80. Esto se indica como 120/80.

La presión arterial alta, también conocida como hipertensión, normalmente se define como 130 o más para el primer número, u 80 o más para el segundo número.

Cómo afecta la hipertensión al corazón

La presión arterial alta aumenta la carga de trabajo del corazón y los vasos sanguíneos, haciéndolos trabajar más duro y con menos eficiencia.

Cuando la hipertensión es persistente, el corazón se agranda y aumenta de tamaño y sus paredes se engrosan porque tiene que trabajar con más fuerza para bombear la sangre. Esta situación lleva a lo que denominamos cardiopatía hipertensiva. Las paredes engrosadas son más rígidas que las normales. Por consiguiente, las cavidades del corazón no se expanden de forma normal y es más difícil que se llenen de sangre, lo que ocasiona un aumento adicional de la carga del corazón. Estas alteraciones del corazón pueden provocar arritmias, insuficiencia cardíaca,angina de pecho e hipetrofia del ventrículo izquierdo.

Cómo afecta la hipertensión a las arterias

La fuerza y ​​la fricción de la presión arterial alta dañan los tejidos de las arterias. A su vez, la hipertensión hace que los vasos sanguíneos sean más propensos a desarrollar endurecimiento de las arterias (ateroesclerosis).

La arterioesclerosis afecta al control corporal de la presión arterial y aumenta el riesgo de hipertensión. En la arterioesclerosis las arterias se vuelven rígidas, lo que impide su dilatación, que permitiría que la presión arterial volviera a niveles normales.

Cuanto más aumenta el daño, más estrecho se vuelve el interior de las arterias, lo que aumenta la presión arterial y, en última instancia, puede conducir a otras afecciones, desde arritmia hasta infarto de miocardio y accidente cerebrovascular.

Causas de la hipertensión arterial

La presión arterial alta es conocida también como “el asesino silencioso”, porque por lo general no suele causar señales de enfermedad que se puedan ver o sentir. Sin embargo, los siguientes factores pueden afectar a la presión arterial:

  • La cantidad de agua y de sal que tiene en el cuerpo.

El consumo excesivo de sal afecta a un mecanismo de seguridad en el cerebro, que impide que la presión arterial se eleve. La sal en exceso desregula este mecanismo, liberando una gran cantidad de una hormona antidiurética, la vasopresina, que causa el aumento de la presión arterial. Por tanto, el exceso de sal produce un atrapamiento de agua.

La presión arterial también puede aumentar si se incrementa el aporte de líquidos al sistema circulatorio; esto se produce cuando los riñones funcionan mal (insuficiencia renal) y no son capaces de eliminar suficiente sal y agua. El resultado es que el volumen de sangre aumenta y, en consecuencia, aumenta la presión arterial.

  • El estado de los riñones, el sistema nervioso o los vasos sanguíneos.

El sistema nervioso simpático, que forma parte del sistema nervioso autónomo, es el responsable de aumentar temporalmente la presión arterial cuando el organismo reacciona frente a una amenaza.

Por otro lado, los riñones filtran el exceso de líquido y desechos de la sangre. Para este proceso es necesario que los vasos sanguíneos estén sanos. La presión arterial alta puede dañar los vasos sanguíneos que se encuentran en los riñones y que conducen a ellos y por tanto empeorando la insuficiencia renal.

  • Los niveles hormonales.

El sistema nervioso simpático también produce la liberación de las hormonas adrenalina (epinefrina) y noradrenalina (norepinefrina), que estimulan el corazón y los vasos sanguíneos.

Perfil de la persona hipertensa

Algunas personas tienen mayor probabilidad de desarrollar presión arterial alta debido a los siguientes factores de riesgo:

  • Edad. La probabilidad de tener presión arterial alta aumenta a medida que una persona envejece.
  • Género. Antes de los 55 años de edad, los hombres tienen mayor probabilidad de tener presión arterial alta. Las mujeres tienen más posibilidad de tener presión arterial alta después de la menopausia.
  • Historial familiar. La presión arterial alta tiende a ser congénita en algunas familias.

La hipertensión arterial grave o de larga duración no tratada puede producir síntomas, ya que puede causar daños en el cerebro, los ojos, el corazón y los riñones, así como también puede causar dificultades para respirar cuando una persona hace actividades físicas o ejercicios livianos.

La presión arterial se puede controlar por medio de cambios en el estilo de vida y medicamentos. No obstante el diagnóstico de hipertensión arterial debe confirmarse con un profesional médico.


Dr. Luis López - Cardiólogo




Dr. Luis López - Cardiólogo



+34 965 859 536


LLÁMANOS

Llámanos si nos necesitas, estaremos encantados de atenderte.