Blog

AdobeStock_240837385-1200x800.jpg

Gran parte de alimentos y bebidas que consumimos contienen un alto porcentaje de azúcar. Se trata de uno de los ingredientes más comunes en nuestra dieta, sobre todo en refrescos. A pesar de ello, multitud de estudios demuestran que las personas que consumen bebidas azucaradas en exceso tienen mayor probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares. En este artículo te contamos los principales riesgos que pueden que pueden afectar a tu salud.

¿Las bebidas azucaradas pueden causar enfermedades del corazón?

Las bebidas azucaradas como, por ejemplo: zumos de frutas, batidos y sobre todo los refrescos, contienen una gran cantidad de azúcar. Además, al tratarse de un medio líquido, el organismo absorbe los azúcares con mayor rapidez.
En la actualidad la gran mayoría de las bebidas azucaradas se elaboran con una combinación de azúcar de caña, y de jarabes creados a partir del almidón o fécula de maíz. Estos ingredientes con alta fructosa han permitido a la industria abaratar los costes de productos, con producciones masivas.
Las cantidades de azúcares, principalmente de fructosa es tan elevada, que nuestro hígado tiene que convertirla en grasas para poder absolverlas. Gran parte de esta grasa pasa a circular en la sangre en forma de colesterol malo y triglicéridos, haciendo que con el tiempo se formen placas y posibiliten la obstrucción de las arterias, causando efectos dañinos al corazón y resto del cuerpo.

¿Qué efectos negativos para la salud tienen los refrescos azucarados?

Como ya hemos comentado anteriormente, abusar de las bebidas azucaradas o refrescos, perjudican gravemente nuestra salud cardiovascular. Sin embargo, existen otros problemas de salud relacionados directamente con el consumo excesivo de azúcares.

• Aumenta el riesgo de contraer diabetes de tipo 2

La diabetes tipo 2 es la forma más común de diabetes. Las bebidas azucaradas y los refrescos contribuyen al riesgo de diabetes, así como a los problemas para controlar los niveles de azúcar en la sangre en personas que ya padecen esta enfermedad. Como hemos comentado, el cuerpo absorbe los azúcares de los refrescos con mayor rapidez. Esto produce una mayor resistencia a la insulina, provocando picos altos de azúcar en la sangre.

• Mayor riesgo de padecer gota

La gota es una enfermedad producida por el depósito de cristales microscópicos de ácido úrico en las articulaciones, provocando su inflamación. Se trata de una afección que suele ser bastante dolorosa y afectan principalmente a la movilidad. A veces, estos cristales forman acúmulos que se depositan en los riñones, provocando cólicos nefríticos o alteraciones en su función.

• Aumento de peso y obesidad

El consumo excesivo de bebidas azucaradas, tienen un alto contenido de calorías, provocando el aumento de peso y, por tanto, la posibilidad de adquirir sobrepeso u obesidad. La obesidad es uno de los principales factores que pueden desencadenar enfermedades cardiovasculares, como; insuficiencia cardiaca, enfermedades coronarias, la fibrilación auricular, las arritmias ventriculares e incluso la muerte súbita.

Cuidar el corazón, comienza por mantener una vida saludable

Un estilo de vida saludable ayuda a mantener sano el corazón, y disminuir los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares. Cambiar de hábitos o reforzar aquellos que son positivos para nuestra salud, nos ayudará a mantener el corazón fuerte. Los hábitos saludables comienzan por alimentarse de una manera correcta, no fumar o hacer deporte.

Si necesitas asesoramiento o consultar cualquier problema cardiovascular, puedes pedirnos cita aquí.

 


blog_arritmias_sintomas-8.png

Las enfermedades cardiovasculares son actualmente la principal causa de mortalidad en la población adulta de los países desarrollados y entre los factores de riesgo modificables destaca el tipo de alimentación que llevan porque ejerce influencia sobre otros factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión, la obesidad o la diabetes.

Numerosos estudios demuestran que en nuestro país se consume una cantidad insuficiente de frutas y hortalizas, pocos cereales (y en la mayoría de los casos refinados), un exceso de productos cárnicos y derivados y una elevada cantidad de alimentos con un alto contenido en sodio, grasas saturadas y azúcares refinados.

Y las personas mayores no son una excepción en cuanto estos hábitos alimenticios, más aún teniendo en cuenta que la diabetes tipo 2, la hipertensión arterial y la hipercolesterolemia tienen una elevada prevalencia en este grupo de población. Y estas tres enfermedades están consideradas como factores de riesgo determinantes en relación a las enfermedades cardiovasculares.      

La dieta mediterránea está considerada como la más cardiosaludable, es decir, la que mejor ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares. Es una dieta que se caracteriza por un alto contenido de frutas, verduras, pescado azul, legumbres, frutos secos y aceite de oliva.

Sin embargo, además de saber qué alimentos debes consumir en mayor cantidad y cuáles debes limitar, hay otras cuestiones a tener en cuenta:

 

Controla el tamaño de las raciones

Sobrecargar el plato, servirte otra porción o comer hasta sentirte lleno puede hacer que comas más calorías de las que debieras.

Seguir unos pocos consejos simples para controlar el tamaño de la porción puede ayudarte a seguir una dieta y cuidar tu corazón y tu figura:

  1. Usa un plato o tazón pequeño para ayudar a controlar las porciones.
  2. Consume más alimentos bajos en calorías y ricos en nutrientes, como frutas y vegetales
  3. Consume menores cantidades de alimentos con alto contenido calórico y de sodio, como comida rápida, procesada o refinada.

 

Come más vegetales y frutas 

Las verduras y frutas son buenas fuentes de vitaminas y minerales. Las verduras y frutas también tienen pocas calorías, son ricas en fibra dietética y contienen sustancias que pueden ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares. 

Elige recetas que tengan verduras o frutas como ingredientes principales, como verduras salteadas o frutas frescas mezcladas en ensaladas.

 

Elige cereales integrales

Los granos integrales son buenas fuentes de fibra y otros nutrientes que cumplen un papel en la regulación de la presión arterial y la salud del corazón. 

 

Limita la ingesta de grasas no saludables

Limitar la cantidad de grasas saturadas y grasas trans que consumes es un paso importante para reducir el nivel de colesterol en sangre y disminuir tu riesgo de enfermedad de las arterias coronarias.

Hay formas sencillas de reducir estas grasas:

  1. Quita la grasa de la carne o escoge carnes magras con menos de un 10 % de grasa.
  2. Usa menos mantequilla, margarina y grasa al cocinar y servir.
  3. Usa sustitutos de bajo contenido de grasa cuando sea posible, como salsas con bajo contenido en sodio o yogur bajo en grasa.

 

Elige fuentes de proteínas con bajo contenido de grasa

Carnes magras, pollo y pescado; lácteos de bajo contenido de grasa y huevos son algunas de las mejores fuentes de proteína. Elige opciones como pechugas de pollo sin piel en vez de hamburguesas de pollo fritas y leche desnatada en vez de leche entera.

 

Reduce la sal en las comidas

Si bien reducir la cantidad de sal que añades a la comida en la mesa o mientras cocinas es un buen primer paso, mucha de la sal que consumimos viene de alimentos enlatados o procesados, como sopas, productos horneados y cenas congeladas. Comer alimentos frescos y sopas y estofados caseros puede reducir la cantidad de sal que consumes.

 

Un capricho de vez en cuando

Permítete un capricho de vez en cuando pero que no se debe convertir en una excusa para abandonar tu plan de alimentación saludable.

Si incorporas estos consejos a tu vida, descubrirás que una alimentación saludable para el corazón es algo que se puede hacer y disfrutar. Con un poco de planificación y unos reemplazos simples, podrás comer teniendo el corazón en mente. Recuerda también visitar al cardiólogo para tu chequeo rutinario. Si deseas visitar mi consulta, recuerda que estamos en Alicante y en Benidorm y puedes pedir cita aquí.



Dr. Luis López - Cardiólogo




Dr. Luis López - Cardiólogo



+34 699 295 327


LLÁMANOS

Llámanos si nos necesitas, estaremos encantados de atenderte.